Kioto y la espiritualidad japonesa


De Osaka a Kioto hay unos 50 kilómetros de distancia. Se tarda poco más de media hora en llegar en tren y es difícil saber dónde empieza y termina cada localidad porque el camino nunca deja de transcurrir a través del paisaje urbano. Con más o menos edificios, pero no se llega a estar en un área rural, dejando ver lo enormemente poblado que está Japón.

A pesar de la cercanía, son dos lugares bien distintos. Kioto se ve más próspera, limpia y ordenada. También más moderna y tradicional a la vez. Una probable explicación a esto es que durante la segunda guerra mundial fue una de las pocas grandes ciudades japonesas que no resultó bombardeada por los estadounidenses.

DSC_0475

Kioto

IMG_0023

Lo moderno y lo tradicional conviven en cada esquina

DSC_0473

La religión en los tiempos de selfie

Kioto es, además, un lugar muy espiritual, con aproximadamente 2 mil templos y santuarios. Hay de todas las formas, tamaños y colores, y en su mayoría pertenecen a las dos religiones con más fieles en Japón: el budismo y el sintoísmo.

El sintoísmo es una religión nativa del país que consiste en la adoración de los espíritus de la naturaleza o kami. Hay una gran cantidad de deidades y muchas de ellas son tradicionales de una localidad o región, pero también las hay más generales, como Amaterasu, diosa del sol, o Fūjin, dios del viento. Los sintoístas no tienen reglas preestablecidas para rezar ni un dogma único, sino que cuentan con una serie de narraciones míticas para explicar los fenómenos del mundo. Y cuando sienten la necesidad de orar simplemente van a alguno de los templos a pedir lo que deseen a la deidad correspondiente.

DSC_0478

DSC_0482

El templo de Kioto que más nos gustó fue Fushimi Inari-taisha, un santuario sintoísta en la montaña dedicado a Inari, la diosa de los negocios. El templo está compuesto por varios pabellones donde rezar a lo largo del camino a la cima, conectados por un sendero delimitado con miles de toriis de color naranja. Los toriis son arcos tradicionales japoneses, generalmente de madera o piedra, que se encuentran en casi todos los templos sintoístas y marcan la frontera entre el espacio profano y sagrado. Cada uno de los torii que hay en Fushimi Inari-taisha fue donado por un japonés que ha tenido éxito en los negocios en forma de agradecimiento. Como curiosidad, el santuario de Fushimi Inari-taisha aparece en la película Memorias de una geisha, aunque no sabría aportar más datos porque no la vi.

DSC_0389

Fushimi Inari-taisha

DSC_0391

DSC_0409

Subir hasta la cima de Fushimi Inari-taisha costó un pulmón. Pero la vista valió la pena

Otro de los templos que nos llamó la atención fue Kinkaku-ji, o Pabellón Dorado. En este caso pertenece a la religión budista aunque en sus orígenes era la villa de descanso de un shōgun (gobernante del país entre los siglos XII y XIX). Posteriormente fue su hijo quien lo convirtió en un templo. Lo más impresionante del lugar es que está completamente recubierto con placas de oro puro.

DSC_0526

Kinkaku-ji, el Pabellón Dorado

¿Qué más? Aunque no entramos a su santuario, nos gustó mucho la enorme estatua de Kannon, diosa budista de la misericordia, que fue erigida en homenaje a las víctimas de la segunda guerra mundial.

DSC_0461

Estatua de Kannon

Fuera de los templos, el barrio tradicional de Gion nos pareció muy agradable, con casas típicas de hace cientos de años, construidas en su totalidad en madera, con techos de tejas que terminan en formas extrañas y puertas corredizas. En algunos blogs se dice que es posible ver geishas en este lugar, pero aunque vimos muchas mujeres con vestidos tradicionales creemos que la mayoría eran turistas, ya que por todos lados hay carteles de alquiler de kimonos (desde 40 USD el día).

DSC_0436

Gion

DSC_0487

Captura de pantalla 2016-01-20 22.31.52

¿Geisha o imitadora?

Los mercados callejeros son muy comunes en todo Japón y Kioto no es la excepción. El más importante es Nishiki Ichiba, una estrecha y larga calle bajo techo con cientos de pequeños puestos donde se puede encontrar pescados, frutas, verduras, flores, dulces, especias, entre muchas otras cosas.

DSC_0423

Mercado Nishiki Ichiba

DSC_0459

Lo último que me interesa destacar de nuestro recorrido por Kioto es la visita al bosque de bambú de Arashiyama. Un agradable sendero a través de un bosque de altísimos árboles de bambú que te dan la sensación de estar inmerso en una película de samurais.

DSC_0515

Después de entrar en contacto con el costado más espiritual de los japoneses nuestra recorrida sigue hacia el interior del país. Hay muchas más cosas interesantes por descubrir y también nuevas aventuras, como para no perder la costumbre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s