La Costa Azul

Es un hecho que si uno piensa en vacaciones en una playa paradisíaca no se imagina precisamente viajando a Europa. El Caribe, Brasil o Tailandia seguramente surgirán como posibles destinos si lo que se busca es tumbarse en la arena a disfrutar del sol y darse ocasionales chapuzones en el mar. Pero esto no siempre fue así. Hasta fines del siglo XX, la línea costera en el sur de Francia era considerada uno de los centros mundiales del turismo, especialmente para los ricos y acomodados de clase alta de los países vecinos. Seguir leyendo