Portugal de norte a sur

Al mediodía de un día húmedo y caluroso, un viejo Citroën circula cuesta arriba por la empinadísima Rua de Passos Manuel, en Oporto. La calle es muy estrecha pero el conductor no parece preocupado por el enorme colectivo que se acerca en dirección contraria. Cuando los dos vehículos se encuentran a la altura del restaurante O Escondidinho, el Citroën se acerca peligrosamente a la vereda, donde dos turistas ingleses se pegan a la pared aterrados, y esquiva al colectivo casi acariciándolo con el espejo retrovisor. Ni una bocina, ni un gesto de nerviosismo —turistas ingleses al margen—; el colectivo y el Citroën siguen sus respectivos caminos como si nada hubiera pasado. Seguir leyendo

Anuncios