Lecciones de amor en Suecia

Mientras hacíamos tiempo en un McDonald´s a las siete de la mañana hasta la hora de poder hacer check in en el hostel de Estocolmo, escribí Suecia en Google y revisé las últimas noticias. Es un hábito que he adquirido cuando llegamos a un país del que no tenemos muchas referencias, y funciona como una especie de resumen básico para tener una idea general. Los primeros resultados fueron casi previsibles: el quinto país más extenso de Europa, uno de los más desarrollados del planeta y el de mayor penetración de Internet, con el 98% de sus habitantes con acceso a la web. Seguir leyendo

Anuncios

Austria, elegante y espectacular

Hacía meses que llevábamos leyendo sobre Austria. Cuando este viaje era apenas un esbozo allá por octubre de 2015, averiguar cosas de nuestros futuros destinos nos ayudaba a soportar la monotonía de vivir en Halls Creek. Sin saber muy bien por qué y definitivamente sin apelar a ningún orden cronológico, Austria fue el primer país que escribimos en Google. El bendito motor de búsqueda nos devolvió muchos resultados que incluían a Viena, por supuesto, pero también otros rincones menos conocidos que valían una visita. Seguir leyendo

La civilización que nos quedó

Egipto era un lugar que quería conocer especialmente. No sólo marcaba mi entrada al único de los continentes que todavía no había visitado, sino también al lejano y desconocido mundo árabe del que poco y mal se conoce en Occidente, y alberga una de las siete maravillas del mundo, las pirámides. Además, Egipto ejerce en mí cierta fascinación desde pequeño, cuando leía las aventuras de Asterix y Obelix con Cleopatra, miraba las películas de La Momia en la televisión y escuchaba los relatos de mi tía, quien había viajado en los noventa y volvió con un montón de souvenirs extraños.  Seguir leyendo

La era de hielo

Rasgos duros, miradas frías, caracteres inentendibles, veinte grados bajo cero… Sí, definitivamente estamos en Rusia. Volamos a Vladivostok con un solo anhelo: tomar el mítico tren Transiberiano que cruza el país más extenso del mundo de punta a punta. Y lo hicimos en pleno invierno, como para que no queden dudas de que sea una verdadera aventura. Seguir leyendo

El último día en el outback

En Australia se le llama outback a todas las regiones desérticas, despobladas y aisladas del territorio, es decir un 90 por ciento del país. Lugares donde las “ciudades” tienen diez mil habitantes, Internet es una tecnología incipiente y el correo llega cada dos semanas. Lugares como Halls Creek, claro, donde estuvimos trabajando por cuatro meses hasta hace apenas una semana. Seguir leyendo

Fin de semana de locura

Hace casi diez meses publiqué en este mismo blog un artículo titulado “El factor humano” donde, en una primera impresión, describía a los australianos como tacaños, faltos de sentido común, irresponsables, desconsiderados y, hasta en algunos casos, decididamente delincuentes que no pagan por tu trabajo. Hoy, a poco más de dos semanas de dejar atrás este país para siempre, no puedo hacer más que confirmar lo relatado en primera instancia. Seguir leyendo

Un salto de fe: a trabajar en el outback

Durante el último tiempo en Melbourne dedicamos varias horas por semana a enviar mails a todos los hoteles, moteles, roadhouses y derivados a lo largo y a lo ancho de Australia ofreciéndonos para trabajar. Si bien no era nada seguro, nos pareció una buena idea tener la posibilidad de conseguir trabajo de antemano y no tener que mudarnos a otra ciudad a ciegas, como suele pasar. Pero la búsqueda no dio resultados y fue así como decidimos probar suerte en Perth. Seguir leyendo