Una cuenta en Suiza

Yo tenía una cuenta en Suiza. No como las de Prat Gay o Lázaro Baez, llenas de dólares de dudosa procedencia, sino una cuenta pendiente, relacionada con un anhelo de juventud. Quizás fuera mi gusto por las montañas, el chocolate y el clima invernal, o tal vez estaba relacionado con el hecho de que era el lugar donde mi ídolo de la infancia Sherlock Holmes moría a manos del profesor Moriarty —después nos enteraríamos que sucedió al revés, pero la historia ya nunca sería la misma. La cuestión es que Suiza me ilusionaba, y mucho. Seguir leyendo

La vuelta a Escocia

La miré y no podía creerlo, debía haber algún error. Cuando alquilamos una campervan para recorrer Escocia esperábamos recibir un vehículo un poco más grande que un auto pero más pequeño que una camioneta, con dos asientos adelante y en la parte de atrás una mesa rebatible que se desarma para convertirse en una cama. Bueno, por dentro esencialmente era eso. Pero por fuera… Seguir leyendo

Austria, elegante y espectacular

Hacía meses que llevábamos leyendo sobre Austria. Cuando este viaje era apenas un esbozo allá por octubre de 2015, averiguar cosas de nuestros futuros destinos nos ayudaba a soportar la monotonía de vivir en Halls Creek. Sin saber muy bien por qué y definitivamente sin apelar a ningún orden cronológico, Austria fue el primer país que escribimos en Google. El bendito motor de búsqueda nos devolvió muchos resultados que incluían a Viena, por supuesto, pero también otros rincones menos conocidos que valían una visita. Seguir leyendo

Destinos inesperados

El colectivo se sacude una vez más y me despierto con mi cabeza rebotando contra el aire como una pelota de ping pong, consecuencia directa de dormir sentado en un autobús que no destaca por sus comodidades. Son cerca de las tres de la mañana y me toma un momento recordar dónde estamos. Tantos países diferentes, tantos idiomas, tantas culturas… Me despabilo un poco y acomodo mis ideas: estamos en algún lugar de Croacia, yendo hacia Dubrovnik, en el sur. Venimos de Italia y atravesamos brevemente Eslovenia, que quedaba de paso. Teníamos pensado ir directamente a Austria, pero nos parecía una pena saltearse los Balcanes, así que nos desviamos. Bien, ya recuerdo. Puedo volver a dormirme tranquilo. Seguir leyendo

Paisajes fuera de este mundo

Aterrizamos en Nevsehir dando tumbos entre ráfagas de viento que sacudían el avión como una coctelera. Últimamente y sin saber muy bien por qué he desarrollado un incipiente miedo a volar. Qué oportuno, ¿verdad? De todas maneras es más que nada el despegue. Después, salvo alguna turbulencia intermitente, el tiempo en el aire no me afecta en absoluto. Seguir leyendo

Un tren en Siberia: el lago Baikal

Veinticuatro horas después de haber llegado al país buriático tomamos otro tren para viajar apenas diez horas hasta Irkutsk, nuestra siguiente parada. Si bien es una ciudad interesante, nuestra principal razón para detenernos allí era trasladarnos a su vez a la pequeña isla de Olkhon en el lago Baikal, la mayor reserva de agua dulce del mundo y posiblemente uno de los lugares más extraordinarios que hayamos visto en nuestras vidas. Seguir leyendo